Wonderwall Systems

From the blog

El despacho de Natalia

Natalia es profesora de instituto. Da clase de Lengua y Literatura y le gustaría transmitir su pasión por la lectura a sus alumnos…lo que no es fácil. En verdad le encanta su trabajo, salvo por una cosa: corregir exámenes. Siempre se le acaban acumulando y le cuesta encontrar el momento y el lugar para concentrarse en la tarea. En casa con sus dos hijos es complicado aislarse e incluso dar con una mesa libre cuando ellos están haciendo los deberes.

Buscando en internet consejos para lograr un espacio adecuado para trabajar en casa, encontró Wonderwall. Le sorprendió por lo fácil que parecía hacerse algo con ese sistema, así que cambió su visión sobre su problema: ¿le cabría un despacho en casa? Sería lo ideal para meterse a corregir sin que nadie la moleste. No es que su piso en el centro sea enorme (91m2), pero el salón no está mal…

Así que se puso medir y estudiar posibilidades. Contactó con el equipo de Wonderwall por mail y les envió sus croquis y sus ideas. Al día siguiente le respondieron con una posible solución: realizar el despacho dividiendo en dos el salón. Una zona de estar y ver la tele y otra de comedor, separadas por su nuevo despacho. A Natalia le pareció que toda su casa ganaba con este cambio. No se lo pensó mucho y realizó el pedido online.

Se lo trajeron a casa y tocó ponerse a montarlo. Fue una entretenida actividad en familia. Encajar cada módulo sin ni siquiera un tornillo les pareció fácil y rápido. Tanto que en una mañana de sábado ya tenían el despacho listo. Nada comparable a lo que hubiese conllevado meterse a hacer una obra de verdad.

Gracias a poner el fondo de algunos de los módulos de su Wonderwall transparentes, llega al interior luz natural. La verdad es que desde que se ha hecho su nueva habitación en casa, no sale de ahí: es un espacio sólo para ella, donde leer, relajarse y, sí, trabajar cuando toca.

Y es que le encanta cómo lo ha combinado con el resto del salón. Siempre le ha gustado como hobby ojear alguna revista de decoración y no ha podido resistirse a combinar los colores de Wonderwall con los que ya tenía su piso. Ha elegido blanco por ser luminoso y pesar menos ópticamente en general, pero le ha dado pequeños toques en otros tonos. Aparte de que por fin ha podido empezar a colocar las decenas de libros que tenía. Se ha pasado hace muy poco al libro electrónico y su casa estaba llena de años de buenas lecturas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial

Enjoy this blog? Please spread the word :)